409

Recuerdo
monjas
blancas
estiradas
y rancias
que olían
siempre a
humedad
y naftalina.

Algunas
ni siquiera
sabían hablar
con propiedad,
ni siquiera
sabían de qué
hablaban,
en realidad.

Pero
todas
me
dieron
clase
de
algo.

Anuncios