309

Todo el barrio se ha ido
de vacaciones,
y aquí estoy, en la ventana,
mirando la luna menguar,
igual que yo, otra vez más.

Sólo una familia se ha quedado
a resolver a gritos sus diferencias.
Recuerdo que yo nunca discutí
y eso hace que me sienta igual,
pero distinto. Tal vez mejor.

La luna no, pero las luces
del otro lado de la ciudad
me observan como luciérnagas
y se preguntan qué diablos
hace un tipo como yo
escribiendo estupideces
a estas horas,
en la ventana.

 

 

 

 

 

 

Anuncios