306

¿Serías capaz
de asesinar
a un niño?
–le pregunté.

“Desde luego”,
respondió
sin pensar.

Le di la foto
de Alberto
y la mitad
del dinero.

Se levantó.
Salió de allí
muy tranquilo.

Encendí la radio
y me senté
a fumar.

Anuncios