206

Janis frunció el ceño
cuando vio mi cicatriz.

¿Qué ocurre? –pregunté.
¿Es que ya no te gustan
los hombres con heridas?

No me gustan las historias
que se repiten, respondió.

Y apoyó su espalda
en la ventana y miró
hacia otra parte.

Anuncios