104

Bordeamos la comarca
con los ojos ciegos como Borges
por el tramo largo, por la acera soleada,
muy apaciblemente, sin embargo,
a pesar de todo, ya sabes.

Caminar sin prisa
aunque las plantas duelan,
permanecer en pie por puro empeño,
sin más meta que estirar el entusiasmo,
bajo los árboles, sobre los charcos,
entre los arbustos y las personas,
junto a los perros, contigo.

Anuncios